CARTA DESDE EL CIELO PARA MI MADRE Y HERMANOS EN NAVIDAD
Escrita por Daniel Aponte Ramos MSW-JD
Trabajador Social-Locutor

Han transcurrido varios meses desde que me llamaron a viajar a la otra vida en la
eternidad. Desde el momento en que salí de mi cuerpo no he vuelto a sentir la agonía
de aquella enfermedad, el cáncer y la depresión. Debo decirles que para mí fue difícil
tomar la decisión cuando se me hizo el llamado de salir de esa tierra para viajar a la
eternidad. No obstante mi tiempo allá se había cumplido.

Al llegar aquí me recibieron mis otros familiares que habían partido antes con mucho
amor y alegría. Aunque feliz de encontrarme en un mundo lleno de amor hoy día de
navidad los extraño. Solicité permiso para comunicarme con ustedes y me ha sido
concedido.

A tí mi querida madre, gracias por concebirme y traerme al mundo, por los cuidos y
sacrificios que hiciste por mi. Por todas las veces que dejaste de hacer tus cosas para
auxiliarme en la enfermedad y por compartir conmigo los momentos más difíciles de
mi enfermedad con tus oraciones. Las noches de desvelo que tuviste.

Sé que hoy me vas a extrañar más por ser un día especial que siempre compartiamos
todos los años. Si alguna lágrima se asoma en tu rostro al recordarme y ver una silla
vacía en la sala que en algún momento ocupé, lo entenderé, pero recuerda que desde
el infinito yo te estaré cuidando, y vigilando en tu vejez.

Aunque la ley de la vida ha sido distinta en este caso conmigo, ya que son siempre los
hijos los que se supone sepulten a sus padres, siente que en esta ocasión la ley la ha
cambiado quién todo lo puede para un propósito que solo él sabe. No sufras, vive tu
vida sabiendo que has sido y serás la mejor madre del mundo. !! Que mejor título, ese,
el de ser madre !!

Recuerda que aún te quedan otros hijos allá en la tierra en aquella vida y desean verte
bién y para ti mi madre un beso bien grande hoy día de navidad y un abrazo de oso
como siempre te daba. !! Madre, pido tu bendición desde acá arriba !!.

A mis hermanos les digo que donde estoy es maravilloso, un lugar indescriptible,
que al llegar uno no desea abandonarlo.A ustedes les digo que tengan mucha paz y
serenidad y que tengan la misma fortaleza que ha tenido esa viejita que se ha quedado
con ustedes. Ella los necesita fuertes, sé que no es fácil, los he visto llorar todavía,
sé que es normal el el recuerdo de tantas andanzas infantiles y de adolecescentes,
pero hagan el esfuerzo.

Sí les habla de mí, no se sientan mal, no es que no los quiera, es que para una madre o
un padre es difícil perder un hijo. Ustedes lo vivieron anteriormente y al yo tener que
partir hacia la eternidad también.

Mis queridos hermanos gracias por ayudarme y atenderme en la enfermedad, por
desprenderse muchas veces de lo que tenían para auxiliarme, por su oraciones,
abrazos y besos cuando me acompañaban o me tenían que dejar solo. Hoy no estaré
presente junto a ustedes y nuestra madre en este día de navidad, pero quiero que
sepan que espiritualmente estaré presente, através de uncántico, un olor, una oración,
una brisa, un pájarito o lo que pueda aliviar su nostalgia, si cada vez que sientan un
vientito friiito que pasa junto a ustedes, seré yo recordándoles que estoy junto a
ustedes. Desde aquí un beso y un abrazo bién grande.

Ahora les digo hasta luego y veré desde acá arriba como reciben al niño Jesús hoy día
de navidad allá en el que fue mi hogar terrenal, nuestro vecindario y nuestro hermoso
país.

Desde el cielo mis otros familiares que habían partido antes que yo y encontré al
llegar, Dios, Jesús, el Espiritu Santo, la Virgen María , los Angeles, Arcángeles,
Serafines, Querubines y todos los santos les deseamos una feliz navidad y que el niño
Jesús nazca en el corazón de cada uno de ustedes.
Counter