MI GRAN ESCULTOR
Oración en prosa

Sentí sus manos tibias,
sobre la frialdad
de mi alma de piedra…
endurecida por la vida.

Y le dije: “Eres mi Señor:
¡Mi Gran Escultor!
Y yo soy tu obra
hecha con amor.

Con mazo y cincel
Tú me vas tallando
y así moldeando
mi alma y mi ser.

A veces los golpes
que precisas dar;
¡Me hacen llorar,
ya lo puedes ver!

Mas si realizando
tu obra maestra,
tu cincel penetra
causando dolor…

¡Sigue, sigue con tu obra,
sigue tu labor!
Aunque aquí muy dentro
llore un corazón.

Muchas veces me dolerán tus toques,
tu trato y yo quedaré quieta, sometida
a tu voluntad,
pues sólo en Ti, está mi fe.

Yo debo esperar pacientemente,
aunque otros me observen
sin entender,
sin comprender…
mas seguirás trabando diligentemente.  

Mas yo sé que al acabar
tu obra, ya realizada,
¡Verán sólo a Jesús,
en ella, reflejada!

Mi victoria será así:  
¡Haber sido formada
a la imagen de Jesucristo.
formado por completo en mi!

Porque soy hechura
de tus expertas manos.
Creada para buenas obras.
¡Soy Tuya y de allí nadie
me arrebatará!


Por Sarita Rodríguez
AQUÍ EN POWERPOINT
Para ver o descargar el PowerPoint
presiona sobre la imagen pequeña .
Counter