Autora: Sarita Rodríguez
HASTA QUE TE CONOCÍ

Jesús: Antes caminaba
de espaldas a Ti,
tomaba muchos
erróneos caminos.
Iba tras las tinieblas,
andaba perdido…
¡Hasta que me dijiste:
¡Yo soy, del mundo, la Luz!

Moría de hambre,
de esa hambre espiritual
que hay en cada individuo
y saciarla, creía …
¡En basureros absurdos
del pecado y la maldad!
Hasta que me susurraste:
¡Yo soy el Pan de Vida!

Corría tras fuentes
ya secas y vacías,
o cisternas rotas y podridas;
tratando de calmar
la sed del alma…
¡Pues de sed espiritual moría!
Hasta que te conocí
y me dijiste:
“¡Yo soy el Agua Viva! ”

Tocaba de puerta en puerta,
que permanecían cerradas.
Ya mi esperanza se agotaba:
Manos que todos me negaban.
Rostros que de mi se burlaban…
Entonces abriste tus brazos
Y  me dijiste sonreído:
“¡Ven, entra: ¡Yo soy la Puerta!”

Anduve como ebrio
dando tumbos sin sentido.
¡Era tanta mi agonía,
confusión y martirio…
que ahogaba mis penas
en las copas de los  vicios,
Y te oí: “¡Yo soy la vid verdadera!”
Hasta…que probé:
¡Tu exquisito vino!

Busqué desesperado la verdad, y
escuchaba confundido ¡Tantas voces,
llenas de mentira y falsedad.
¡Decían ser mis amigos pero
en mis desventuras, se alejaban,
sin un poco de piedad!
Andaba como oveja
desorientada y perdida.
¡Hasta que te conocí!

Ya no hay hambre, al comer
de tu pan espiritual y calmar
la sed con tu vino y agua viva.
Dijiste: ‘’Yo soy el camino,
la verdad y la vida.”
¡Desde entonces somos amigos!
Ya perdía mi vida y esperanzas,
¡Hasta, que de verdad, te conocí!
Sublime Gracia
AQUÍ EN POWERPOINT
Para ver o descargar el PowerPoint
presiona sobre la imagen pequeña .
Counter