Dios nos ayuda y provee.

A veces…
Nos observa, careciendo aún
de lo más simple y necesario,
para que se agigante nuestra fe.

A veces…
Nos disciplina y enseña,
aunque lloremos y gritemos de dolor;
Pues Dios, al hijo que ama, disciplina.

A veces…
Nos abraza dándonos
aliento y fortaleza,
cuando más lo necesitamos.

A veces…
Nos observa simplemente.
Calla…  espera, aunque su silencio
nos atormente y desespere.
“Pacientemente esperé en Jehová
y me libró de todos mis temores.”

A veces…
Dios nos da, para luego quitarnos;
o nos quita, para luego darnos;
como a su siervo Job.

A veces…
Nos sacude el nido que nos protege;
Para que volemos a Él,
confiados, sin nada más:
¡Que sus poderosos brazos.
A VECES
Sarita Rodríguez
MIDI: Destello de Gloria
http://www.destellodesugloria.org
Counter
AQUÍ EN POWERPOINT
Para ver o descargar el PowerPoint
presiona sobre la imagen pequeña .