tu texto
mas texto
Conocí a  Alma  por medio de mi  amigo y hermano  Rigo muy a pesar  de que  ya sabia de ella, cuando por
medio  de  Rigo también  supe  del bello poema
 Nuestra Bandera que había escrito la madre de  ella. Alma
atendió el llamado de Rigo cuando estando en Puerto Rico de vacaciones tuve que buscar donde quedarme
y ella sin pensarlo dos veces me ofreció su hogar.

Esa noche llegue a su humilde hogar en Levittown y  recuerdo  como se excusaba por no  tener  su casita  en
mejores condiciones para recibirme, ya que había llegado a su casa como paracaídas jajaja (de sorpresa)!!!.
Fue  tan  grande  la paz que sentí  en su hogar  desde  que llegue, que no me sentía extraña, sentía que había
estado  allí  antes  pero  mas  que eso...  me  sentía  como  si  hubiera  llegado  a  mi  hogar.   Esa noche nos
amanecimos  hablando de nostras para conocernos  y como  nos  reímos pareciamos dos niñitas  y  cuantas  
payasadas   hicimos  tomándonos  fotos  con  pelucas  y  ejecutando  nuestras  destrezas  como  técnicas en
computadoras  en  su  computadora  viejita  tratando  de  arreglarla  y  no  es por  nada...  pero terminábamos
reparándolas, aunque cuando me iba decía Alma que se volvía a dañar jajaja.

Desde entonces... siempre que voy a Puerto Rico me  quedo en su casa... y siempre la pasamos súper bien,
amaneciéndonos  hasta l a  madrugada y d esayunando antes de irnos a dormir como queriendo aprovechar
hasta el ultimo momento sabiendo que tendré que regresar.
Sylvette E. Rivera
Orgullosa de mi Patria Borinquen
_________________________________________________________
Counter
Querida amiga Alma.  En la vida conocemos personas que  nos dejan muchas amarguras, pero hay otras así
como  tu...  que  dejan  huellas,  y que  es  tanta  la  felicidad  que  nos  dan,  que  dejan  de  ser  amigas  para
convertirse  en  hermana  y  eso  eres tu para mi. Gracias amiga por recibirme siempre en tu humilde hogar y
por siempre estar presente cuando te necesito, por tus consejos tanto de amistad como espirituales, gracias
por comprenderme  cuando  me  alejo  sabiendo que aunque no me comunique siempre estoy recordándote,
siendo como las estrellas que aunque no las veas... siempre sabes que están ahí.

Te quiero mucho... Sylvie